913 309 747 Calle Velayos 26, 28035 Madrid

Neumonía o pulmonía

Publicado el 30 de enero, 2020 Actualizado el 25 noviembre, 2022

Conocemos a la pulmonía o neumonía como una enfermedad de las vías respiratorias, siendo más común en personas mayores de 65 años y personas con problemas de salud o infecciones respiratorias. Al darse en personas mayores, se generan muchas dudas en base a la diferencia entre neumonía y pulmonía

La neumonía o pulmonía es una inflamación del árbol bronquial, provocando la inflamación de los alvéolos pulmonares o sacos aéreos de uno o ambos pulmones. Esta inflamación del tejido pulmonar puede ser causada por diferentes microorganismos, entre ellos, bacterias, hongos o virus, provocando, en algunos casos, problemas de salud crónicos, o incluso, pudiendo causar neumonía potencialmente mortal.

Uno de los factores de riesgo indicativos de esta enfermedad son los adultos mayores de 65 años con un sistema inmunitario debilitado, provocando un mayor riesgo de contraer neumonía con un alto porcentaje de fallecimientos.

Neumonía o Pulmonía

Diferencias entre pulmonía y neumonía

No existe diferencia entre pulmonía y neumonía, ya que se trata de la misma enfermedad pulmonar, utilizando nombres distintos. Pero la diferencia entre pulmonía y neumonía tiene una explicación: la población suele hablar de pulmonía, sobre todo mayores de 65 años, mientras que los profesionales médicos nombran a la enfermedad como neumonía.

Por tanto, la diferencia entre neumonía y pulmonía no se aplica. Pero sí hay una serie de pautas para prevenir la neumonía:

  • Vacunarse contra la gripe u otros tipos de neumonía, tanto mayores como niños.
  • Practicar una buena higiene, sobre todo en las manos.
  • Evita el tabaco.
  • Un sistema inmunitario fuerte.

Causas de la neumonía

Sin lugar a dudas, los síntomas y causas que pueden causar neumonía son alguna bacteria o virus que se encuentran alojados en el aire que respiramos. Por tanto, las pulmonías se desarrollan cuando un germen infecta los pulmones provocando inflamación de los alvéolos. Estos microorganismos pueden llegar a los pulmones por tres vías distintas, principalmente:

  • Inhalación
  • Aspiración por la faringe o la nariz
  • Vía sanguínea
Artículo relacionado  Cómo hacer movilizaciones en personas mayores y dependientes

El tratamiento depende del tipo de neumonía del que nos hayamos contagiado, que suelen ser:

Neumonía adquirida en la comunidad

Es el tipo más común de neumonía ocurriendo fuera de lugares médicos, como hospitales, centros de salud… Puede ser causada por bacterias, virus y hongos.

  • Las bacterias son el causante más común de neumonía bacteriana, y concretamente, el Streptococcus pneumoniae, también conocido como neumococo.
  • Otros virus también pueden provocar una neumonía viral o pulmonía como enfermedad secundaria, principalmente: la varicela, la gripe, la tosferina o el sarampión.
  • Los tipos de neumonía fúngica son más comunes en personas con problemas de salud crónicos o sistemas inmunitarios debilitados. Los hongos que lo causan pueden encontrarse en el suelo o en los excrementos de las aves, por ejemplo.

Neumonía adquirida en el hospital

Este tipo de neumonía es grave, incluso más que otras, ya que, la bacteria causante es más resistente a la medicación. Por ejemplo, las personas que necesitan los respiradores utilizados en la unidad de cuidados intensivos (UCI) o ciertos grupos de riesgo con ingreso hospitalario, son más propensas a infectarse de dichas bacterias.

Neumonía adquirida en la atención médica

Este tipo de neumonía se puede producir por una infección bacteriana en el organismo de personas que residen en centros de atención a largo plazo, como residencias de cuidado de ancianos, usuarios que reciben atención en ambulatorios o incluso, centros de diálisis.

Neumonía por aspiración

La neumonía por aspiración se produce cuando se inhalan alimentos, bebidas, vómitos o saliva y estos penetran en los pulmones. Podemos decir que es una neumonía errante que no necesita de ingreso hospitalario, en un mayor porcentaje de casos.

Con cualquier tipo de neumonía anterior, el sistema inmune puede verse debilitado por distintas causas y ser más susceptible a que ciertos microorganismos provoquen una pulmonía. A su vez, ciertos hábitos de vida influyen para la proliferación de esta enfermedad, principalmente el alcoholismo, el tabaquismo y la desnutrición. Además, las personas que sufren enfermedades pulmonares crónicas o enfermedades respiratorias como el asma, también son más susceptibles de sufrir este u otros tipos de neumonía.

Artículo relacionado  ¿Cuáles son los síntomas del ictus?

Síntomas de la neumonía

Al no existir diferencia entre neumonía y pulmonía, los signos y síntomas más comunes son fiebre y tos, aunque varían en cada caso:

  • La neumonía típica, en cuestión de dos o tres horas, provoca tos con flema, tos con expectoración purulenta y, en ocasiones, con sangre. Además de, dolor torácico e incluso fiebre con escalofríos y malestar, teniendo la temperatura corporal más baja.
  • También se dan casos de neumonía atípica, cuyos síntomas aparecen de forma más gradual. Se dan décimas de fiebre, malestar generalizado, dolores articulares y musculares, dolores de cabeza y cansancio. La tos en este tipo de pulmonía es seca y el dolor torácico es menos agudo, pero existe una dificultad para respirar.
Pulmonia

En algunos pacientes se pueden dar síntomas digestivos leves como náuseas, vómitos o diarreas. En muchos casos provocados por el propio malestar que provocan este tipo de infecciones. En casos de alto riesgo, puede producir una insuficiencia renal o, incluso, si los gérmenes llegasen a pasar al torrente sanguíneo, podría producirse un shock séptico.

A veces los signos y síntomas de la pulmonía pueden confundirse con los virus que causan resfriados comunes o una gripe, pero este tipo de enfermedades se agravan con el tiempo pudiendo llegar a provocar la muerte. Por ello, y para que el paciente se sienta aliviado, se necesita información médica cuanto antes en presencia de estos síntomas u otros síntomas derivados.

Diagnóstico de la neumonía

Tras realizar una exploración física, para diagnosticar una neumonía se ha de realizar radiografías de tórax. En caso de detectarse una neumonía o pulmonía, se complementa esta prueba con otros estudios para identificar el tipo de germen causante de la infección respiratoria.

En personas afectadas con otras enfermedades que debilitan el sistema inmunitario, es más común que se den este tipo de infecciones.

Artículo relacionado  Importancia de los cambios posturales

Tratamiento de la neumonía

Si se trata de casos leves, la pulmonía se puede curar sin hospitalización y con los antibióticos y medicaciones pertinentes. 

Pulmonia

En casos en los que la neumonía causa problemas respiratorios o está asociado a otras enfermedades respiratorias, como un absceso pulmonar o un derrame pleural en la cavidad torácica, o incluso si los síntomas empeoran, es necesaria la hospitalización. En esta situación, se aplican tratamientos más agresivos, así como, pruebas para detectar qué tipo de microorganismo está causando la infección y poder combatirla de forma más concreta.

En cualquier caso, es necesario el descanso y la hidratación para ayudar a disolver las mucosas y no afectar a otros órganos.

Para poder tratar la neumonía de forma efectiva, se ha de conocer cuál es el microorganismo que la está causando, por ello debes acudir al hospital o consulta con tu médico cuanto antes para poder realizar las pruebas pertinentes y comenzar el tratamiento con premura.

¿Qué tan útil fue esta publicación?

¡Haz clic en una estrella para calificarla!

Puntuación media 4.3 / 5. Recuento de votos: 12

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.

Equipo multidisciplinar de MIT Asistencia a Domicilio
Sobre el autor

Equipo multidisciplinar de MIT Asistencia a Domicilio

Equipo multidisciplinar de MIT Asistencia a domicilio formado por trabajadores sociales, terapeutas ocupacionales, enfermeras, fisioterapeutas y neuropsicólogos.

información y presupuesto on-line

Deja un comentario